Del grano de cebada a la malta

En un principio es una semilla, la cebada!

El Whisky de malta es un producto puramente natural compuesto únicamente de cebada (Cebada Malteada), agua y levadura.

La cebada es uno de los granos cultivados desde hace muchos años por los hombres, esto nos lleva cerca del año 5000 A.C. Después de germinar y del secado al horno, la cebada se convierte en malta, que es la base para elaborar cerveza (fermentación) así como la destilacón para el whisky. En todo el mundo se recolectan anualmente cerca de 140 millones de toneladas de cebada, dentro de las mas utilizadas encontramos la llamada, “Golden Promise (Promesa de oro)“ o la “Optic (óptica)“.

Para elaborar la malta de cebada, los granos se rehogan en agua para que la malta quede en el fondo. Este proceso convierte el almidón en azúcar. Cuando la „malta verde“ empieza a germinar, se seca en una turba sobre  fuego para detener el proceso de maduración.

Todo depende de la Malta utilizada para llegar a ese “saber hacer (Mash tun)“ en un primer proceso obenemos la maltosa que es el azúcar extraído de la malta molida, conocido como “mosto”. Después de enfriado, el mosto se vuelve a lavar llevándolo a un proceso conocido como “washback”, donde se añade la levadura para iniciar la fermantación. El resultado es un líquido ligeramente alcohólico similar a la cerveza denominado “lavado”. En este proceso nace el alcohol!