Whisky Japonés

Whisky Japonés

En muchos lugares, el whisky Japonés es descrito como « con mucho cuerpo » y « fuerte », no dudamos que sea verdad, pero hasta cierto punto. Desde que los whiskies Japoneses son permanentemente presentes y ganadores de premios internacionales (desde los años 2000) y que el “Yamazaki Single Malt Sherry Cask 2013” incluso se corono en el 2014 entre los mejores del mundo en su profesión, la cultura del Whisky en Japón ha sido tomada con mucho respeto. Otras mezclas de maltas (“Blended Malts”) como el “Hibiki” son reconocidos fuera del país del “sol naciente”. El Whisky Japonés conoce actualmente un auge absoluto, que desafortunadamente se refleja en los precios para los consumidores. De esta manera, no es sorprendente ver a botellas raras de Malt Japonés venderse en subastas con precios hasta 100,000 € por botella.

La tradición del Whisky Japonés se ha desarrollado a través de la gran cultura del SAKE. Había dos ex-socios Japoneses que fundaron dos compañías internacionales de Whisky: Shinjiro Torii (fundador de Suntory en 1899) y Masataka Taketsuru (fundador de NIKKA en 1934), que se ha formado en Escocia. El Whisky Japonés – el Whisky puro de malta de más importancia – se basa en modelos Escoceses. Algunas de las destilerías Japonesas (como Karuizawa) incluso han importado desde Escocia y Europa todos los ingredientes necesarios para crear el Whisky perfecto – modelado a partir de los grandes Whiskies de malta de Escocia. Sin lugar a dudas, la meticulosidad Japonesa y la voluntad irreprimible de buscar la máxima calidad fue muy útil para alcanzar este objetivo.

Una mirada a la cultura Japonesa de bebidas permite explicar porque estos Whiskies son tan intensos y aromáticos. En Japón les gusta tomar el Whisky como acompañamiento a una comida y no como un aperitivo o digestivo como en muchas otras zonas del resto del mundo. A los japoneses les gusta tomar sus bebidas bien enfriadas o con cubos de hielo (como el “High Ball” – un coctel a base de Whisky bien conocido).